HORARIO

Lunes a Jueves

9:00-14:00/16:00-18:00

Viernes

9:00-15:00

JUNIO A SEPTIEMBRE

Lunes a Viernes 9:00 – 15:00

DÓNDE ESTAMOS

Estrada Colexio Universitario, 16

36310 – VIGO

Tel. 986 469 301

museo@anfaco.es

COLECCIÓN

DE LA UNIÓN A LA ASOCIACIÓN

Con la creación de la Unión de Fabricantes de Conservas de la Ría de Vigo en 1904 (posteriormente denominada Unión de Fabricantes de Conservas, UFACO, en 1918) se da el primer paso de lo que en un futuro será ANFACO-CECOPESCA (Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescado y Mariscos unido al Centro Técnico Nacional de Conservación de Productos de la Pesca). El vínculo industria – patrimonio es una cuestión relevante desde el punto de vista, no solo cultural sino asociativo, empresarial, científico y técnico. Gracias al material que perteneció a los primeros laboratorios del Departamento Técnico de UFACO, creado en 1949 (germen de actual Centro Técnico Nacional de Conservación de Productos de la Pesca- CECOPESCA) podemos hacer un recorrido histórico-técnico por los objetos más interesantes de la colección del Museo.

EN EL ORIGEN FUE…

El inicio de la historia de las conservas nos lleva a Francia, donde un confitero, Nicolás Appert, consigue llevar a cabo uno de los avances técnicos más importantes del siglo XIX y que, en la actualidad, lo sigue siendo. Gracias al ingenio de Appert y a los futuros estudios de Pasteur, podemos hablar de una realidad tecnológica clave para el mundo actual y que supone la respuesta al gran problema de conservación de los alimentos.

LA HISTORIA DE LA CONSERVA

La historia de la Industria conservera en Galicia está unida a todas aquellas sagas familiares, trabajadores y trabajadoras que condicionaron su devenir cultural, social, económico, empresarial y patrimonial. A partir de la década de 1860 podemos hablar de los primeros asentamientos de empresas conserveras en Galicia. Este proceso empresarial vivió su punto álgido en 1880 con la crisis de la sardina en las costas francesas, lo que obligó al asociacionismo entre empresas entre Galicia, Portugal y Francia, todo encaminado a la comercialización de productos cuya demanda aumentaba exponencialmente.

LAS SAGAS FAMILIARES

Conserveras como Massó, Curbera, Goday, Calvo, Escurís o Alfageme entre otras muchas, forman parte del ideario social y cultural de las familias gallegas, sobre todo aquellas cuya vinculación laboral era directa por medio del trabajo en las innumerables fábricas que se esparcían por el litoral gallego. Es por ello que el Museo Anfaco busca incorporar la mayor parte del legado industrial conservero por medio de colección y obra relacionada con el patrimonio industrial. En los últimos años destaca la incorporación del ingente legado de la reconocida empresa Bernardo Alfageme.

Y DESPUÉS VINO…LA MÁQUINA

Si en un primer momento el trabajo de la conservera era manual, con el paso del tiempo y gracias a los avances científico-técnicos se produjo una revolución en la maquinaria permitiendo el mejor aprovechamiento de la materia prima, así como del tiempo y espacio de las fábricas. A nivel de producción supuso la mejora de las condiciones de las trabajadoras, en su mayoría mujere. En el Museo Anfaco tenemos ejemplos de maquinaria desde primeros años del siglo XX hasta las más actuales, permitiendo reconocer los cambios en la producción conservera.

DEL PAPEL A LA TELEVISIÓN

Desde los primeros momentos la publicidad venía condicionada por su aparición en prensa escrita y revistas de la época. Posteriormente ocupó un lugar importante en las emisoras de radio y más tarde en los primeros anuncios de televisión, haciéndose indispensable en la actualidad las campañas de publicidad a las que van unidos los productos que comercializan cada una de las empresas conserveras. Así son conocidas campañas como la de MIAU de Bernardo Alfageme, Calvo, conservas Garavilla con Isabel o Jealsa con su marca Rianxeira.

DE REVISTA

Y es precisamente en este punto de la publicidad donde nos encontramos con otro de los hitos en la historia de ANFACO como es la publicación desde el año 1934 de la Revista de la Industria Conservera y que el Museo Anfaco atesora desde sus inicios. Portadas realizadas por personajes ilustres de la vanguardia artística gallega como Federico Ribas, a quien debemos la imagen de la “Mariñana”, Carlos Maside o Manuel Torres entre otros. El colorido y el diseño parte de la esencia misma de la cultura gallega, donde el mar, su trabajo y sus productos son clave para entender el desarrollo de la industria conservera y un legado patrimonial que atesora Museo Anfaco.

octubre 2020
L M X J V S D
« Ago    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031